La larga noche de las violencias en Oxchuc

Foto: Cortesía / Chiapas Paralelo

Por Aracely Burguete Cal y Mayor

En la historia reciente de Oxchuc, el mes de enero ha sido fatídico. El día 24 de ese mes en el año 2018, un grupo armado atacó a un conjunto de personas miembros de la Comisión Permanente por la Paz y la Justicia en Oxchuc, perdiendo la vida los señores Ovidio López Sántiz, Francisco Méndez López, y Víctor Sántiz Gómez. Los hechos se registraron a unos 200 metros del arco de entrada a la cabecera municipal. A un año de este trágico acontecimiento, el 24 de enero de 2019, una actividad conmemorativa rinde homenaje a los caídos.

En esa misma ocasión, una veintena de personas quedaron gravemente heridas. Uno de ellos fue el abogado comunitario Juan Gabriel Méndez López, quien recibió diversos impactos en la región abdominal, poniendo en riesgo su vida. Todos los heridos tuvieron que ser trasladados a los hospitales de San Cristóbal de Las Casas y la capital del estado. Mientras tanto el conflicto y la confrontación se trasladaron a la cabecera, dejando varias viviendas quemadas y dos docenas de personas desaparecidas. Durante varios días las detonaciones de armas persistieron, dejando un halo de temor y miedo.

Este problema irrumpió en el 2015 como un conflicto electoral, pero escaló a conflicto social. De la agresión, los afectados acusaron directamente a la alcaldesa María Gloria Sánchez Gómez, quien había sido expulsada del municipio un año atrás, y que pretendía tomar posesión del palacio municipal. Pero un nutrido grupo de opositores rechazaba su presencia, cuestionando al cacicazgo familiar que durante varios años ella y su esposo habían sostenido.

Después del ataque armado y al demostrársele responsabilidades, la presidenta municipal María Gloria López Sánchez fue desaforada, instaurándose un Concejo municipal que permanece hasta la actualidad.

Por otro lado, el mes de enero de 2016 permanece también en la memoria de Oxchuc. En esos días el palacio municipal se encontraba tomado por cientos de opositores a la presidenta municipal. El edificio había sido incendiado dos días antes de que la presidenta asumiera su cargo, el primero de octubre de 2015, y desde entonces estaba resguardado por los inconformes.

Para recuperar el palacio, el gobierno del estado envió 500 policías estatales, pero la población se encontraba organizada en barricadas. Su presencia fue repelida con piedras, palos, cohetones, bombas molotov, y otros objetos, en un combate que tardo más de tres horas.

La batalla la perdió la policía; todos los camiones y patrullas de las policías fueron quemados. 66 de sus elementos resultaron lesionados y 23 de ellos quedaron en condición de rehenes. Los policías gravemente heridos fueron llevados a la capital del estado, y el resto de los elementos se refugiaron en el vecino municipio de Huixtán.

La furia popular se alimentaba de lo que ellos llamaron “la traición del gobierno”. Unas horas antes del enfrentamiento, la policía había detenido a 38 de los miembros de su dirigencia. El viernes 08 de enero los dirigentes habían asistido, por la mañana, a una reunión de negociación que se desarrollaría en la oficina de la Secretaría para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (SEDESPI), invitados por la Secretaría de Gobierno. Negociación que presuntamente conduciría a la destitución de la presidenta municipal. Pero en lugar de ello, se les tendió una emboscada. Los 38 dirigentes fueron apresados en las oficinas de la SEDESPI.

La liberación de los presos se logró a los pocos días, en un intercambio de rehenes con los policías que habían sido retenidos en la fallida intentona de recuperación del palacio municipal. Año con año, el día 8 de enero, Oxchuc lo conmemora como el “Día de la resistencia civil”, para recordar la “gesta histórica de aquella batalla campal”.

 

La elección por usos y costumbres: un camino hacia la gobernabilidad, la paz y la democracia

Además de esas resistencias en el territorio enmarcadas en un cuadro de violencias, Oxchuc se distingue del resto de los municipios indígenas del estado de Chiapas, por haber desarrollado una ruta de pacificación distinta (en Chiapas un importante número de municipios indígenas están polarizados por una aguda conflictividad interna) que busca la justicia a través de un camino sostenido en el reconocimiento de sus derechos colectivos, en tanto pueblo indígena.

Esto es posible porque tiene la fortuna de tener entre sus hijos del pueblo, a Juan Gabriel Méndez, un joven y experto abogado comunitario, comprometido con las causas de los derechos colectivos de los pueblos indígena; quien ha litigado y llevado el caso de Oxchuc a los tribunales nacionales e internacionales, con buenos resultados.

El camino en los tribunales fue lo que hizo posible que Oxchuc obtuviera a su favor una elección por usos y costumbres, ordenado por el Tribunal Electoral del Estado de Chiapas (TEECH/JDC/19/2017); asumiendo el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC), la responsabilidad de encauzar la demanda autonómica a través de un proceso de consulta previa, libre e informada, tal y como establece el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Al recuperar sus propias instituciones electorales de las que habían sido despojados por los sistemas electorales del Estado monocultural que impuso la elección por partidos políticos como una única vía,  se busca reinventar los usos y costumbres; crear alternativas a la ciudadanía, y con ello favorecer a la construcción de un clima adecuado hacia la reconstitución, dando oportunidad a reconstruir su tejido social y sus propias instituciones.

El horizonte que se ha planteado es que con la elección por usos y costumbres se pueda contribuir a recuperar la gobernabilidad; abonar para que no ocurran más eventos de violencia, y favorecer la democracia interna. Este es el sentido de una elección por usos y costumbres, en tanto busca prescindir de los partidos políticos, como actores externos en su vida pública; intervención que había favorecido la formación de cacicazgos.

 

El Decreto para la elección en Oxchuc: una piedra en el camino

Después de haberse cumplido las varias etapas del proceso de consulta que marcó el IEPC, finalmente ésta concluyó con una asamblea municipal celebrada el pasado 05 de enero, en donde las 116 “Asambleas Comunitarias de Consulta Indígena” manifestaron su preferencia respecto al procedimiento electoral mediante el cual desean elegir a sus autoridades municipales.

De las comunidades consultadas, el 59.18% se manifestó a favor del sistema de usos y costumbres; mientras que 38.40% fue a favor de la permanencia del Sistema de Partidos Políticos. Estos resultados fueron convalidados por el IEPC, quienes lo notificaron a las autoridades de los poderes electoral, ejecutivo y legislativo, para que se procediera en consecuencia.

Se esperaba que el Congreso local realizara las reformas constitucionales pertinentes para reconocer los derechos colectivos de los pueblos indígenas de Chiapas, a elegir a sus autoridades mediante sus propios sistemas electorales de usos y costumbres, y a partir de allí el IEPC modificaría el Código electoral para instaurar un régimen electoral de usos y costumbres (distinto al de partidos), pero no ocurrió así.

La Cámara de Diputados aprobó el dictamen de las Comisiones Unidas de Gobernación y Puntos Constitucionales y de Pueblos y Comunidades Indígenas, y emitió un Decreto (21 de enero de 2019), por el que “se faculta al Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana del estado de Chiapas a convocar, coadyuvar y en su caso organizar, la elección de autoridades municipales de Oxchuc”. Es decir autoriza al IEPC a celebrar las elecciones de Oxchuc mediante el sistema de usos y costumbres, pero este procedimiento se implementará por única ocasión.

Esto es, que salvo estas elecciones que se realizarán en el año 2019, queda vigente el sistema de partidos políticos, con el que se realizarán las próximas elecciones de 2021.

Esta disposición puede tener graves consecuencias. Al dejar abierta la vía de partidos políticos en un horizonte de los próximos tres años, esta decisión tendrá la consecuencia de polarizar a la población, en cuanto que los simpatizantes por la vía de partidos buscarán reconstruirse como una opción electoral para el próximo trienio. Por lo que es poco probable que tenga interés en la reconstitución de la vida política con una organización comunal, que en teoría esto era lo que se buscaba mediante la opción electoral de usos y costumbres.

En este escenario, es muy probable que los actores pro-partido, no se interesen en sumar y participar en las próximas elecciones que se realizarán en no más de tres meses; así como en los procesos comunitarios a los que habrá de dar lugar los esfuerzos del nuevo ayuntamiento municipal, manteniendo polarizados los dos extremos, con las posibles consecuencias de violencias, reseñadas párrafos arriba.

Que no se olvide que el equilibrio es muy precario: que la decisión de la opción de los usos y costumbres fue del 59.18%, es decir un poco más de la mitad de la población. La otra parte está agazapada entre los intereses de los partidos políticos, que pueden crecer mediante la corrupción y compra de conciencias, y llevar su oposición a situaciones límites, otra vez.

No es deseable, pero si probable, que el encono pueda renacer ante la malograda decisión del Congreso del Estado con el Decreto que se comenta. Hay una responsabilidad política en esa fallida decisión.

El alcance del Decreto es además, inconstitucional, violentando las normas del derecho nacional e internacional en materia de derechos colectivos indígenas. Es inaceptable que Oxchuc tenga que ir de nuevo al tribunal a litigar a comenzar otra vez, para decidir sobre el sistema electoral en sus próximas elecciones de 2021 y, que la disyuntiva de uno u otro sistema electoral vuelvan a plantearse.

Así las cosas, es muy probable que de darse esta situación, una nueva sentencia pondrá las cosas, de nuevo, a favor de los usos y costumbres en Oxchuc. Pero los avances hacia la pacificación y la reconstrucción del tejido social que se lograron en el proceso de consulta, podrían estar en riesgo.

Texto publicado originalmente en https://www.chiapasparalelo.com/opinion/2019/01/la-larga-noche-de-las-violencias-en-oxchuc/?platform=hootsuite